De

Por: Yohana Anaya Ruiz

Odio la preposición “de”.

La detesto.

Si la eliminásemos, el mundo iría mejor:
DEsilusión
DEsamor
DEprimido.

O, quizás, la solución sea ignorarla
así todos creerían en la ilusión de un amor feliz.

Imagen de pixabay

Imagen de pixabay