Duerme con la luna

Por: Isabel Anhara

Duerme con la luna;
reposa junto a la luz de mi amor,
que mis suaves besos te acunan,
arrullando tus anhelos con primor.
Ea, ea, ea…., pequeña zalamera,
con flores de esmeralda sueñas,
las que el rocío besó en la primavera.

Me observas con mirada almibarada
mientras mi corazón se regocija,
al compás del danzar de las cascadas;
como la alondra, que a sus polluelos cobija.
Ea, ea, ea…., blanca paloma,
aparta de ti cualquier temor,
que nardos y rosas anhelan tu aroma.

Te susurro al oído cánticos de gloria;
la de gozosos querubines,
que velan por ti más allá de la memoria;
un mágico hechizo que te besa en la frente.
Ea, ea, ea…., niña de estrellas,
hasta los trigales envidian tus cabellos,
que me traen recuerdos de caricias bellas.

Admiro la pureza de tu corazón,
tan veraz como la noche sucede al día;
me muestras la senda de la perfección,
cual horizonte arcoíris en la lejanía.
Ea, ea, ea…, niña de lluvia,
estrecho tus manos entre las mías;
me regodeo en el iris de tu mirada rubia.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay