Mi sombra

Por: Crono Axel

No era justo…

Corrí hasta mi habitación sin mirar atrás, me eche al suelo y sin darme cuenta  me puse a llorar, quería desaparecer, era insoportable para mí, no era débil, es solo que hay cosas que no soporto, hay cosas que no me gustan y detalles que me hacen sufrir. Su fría manera de hacerme a un lado sin siquiera importarle lo que podría ocasionar en mí, era desgastante, pero yo, daba la oportunidad, yo le daba ese poder, a mí me importaba. Debía hacer algo al respecto, quería olvidar, si, debía hacerlo…

Un ronroneo, un roce de pelo en mi pierna y una nariz fría disiparon mi sosiego. Alguien cuidaba de mí, era reconfortante. Su pelaje oscuro brillaba a la luz de la lámpara que tenía a un costado, gracias a él, logre pensar claramente. Era algo tarde… y tenía que ir a dormir, pero no quise olvidar a mi amigo, agradecí el gesto con un tibio tazón de leche y frotando detrás de sus orejas, sé que ama eso.

 Hasta mañana sombra.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

El gato se queda

Por: Loreto Liz (Lilith)

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Me pregunto si tendrás pensado
volver a por el rastro
de cadáveres que dejaste a tu paso
mientras te ibas.
Siguen por aquí tirados
te lo digo porque el gato ha empezado
a mordisquearlos
y por si tienes prisa por emplastecerlos,
lavarles la cara y guarnecerlos
para otra…
Llévate los muertos y los moribundos
que a veces estiran las manos al verme pasar,
soy consciente,
pero miro hacia otro lado.
Sé que quieren quedarse
pero aquí ya no pintan nada,
llévatelo todo
que empieza a dar olor…
Sólo una cosa,
el gato se queda.