Bella aurora

Por: Isabel Gañán Blanco

Bella aurora, naciste entre espinos y madreselvas;
en honda soledad, la fría escarcha cubrió tu herida.
En mí, perdura tu inocencia; ese rocío que nace entre perlas.
Horadado en frías cuevas, el desamor abrasó la vida;
el germinar de una estela de ninfas nuevas.
Reposa por siempre en mi regazo, en esta tierra querida.
Viviste entre abrazos quebrados y nanas olvidadas;
forjado por los hados, tu albor no se doblegó ante nada.
Golondrina de mis días y de mis noches duerme sosegada,
que mis caricias te acunan; mis susurros te cantan al salir el alba.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Al despertar

Por: Kazumy Skyler

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Todo se repite de nuevo, día tras día el mismo dilema, las mismas personas y diferente el sufrimiento. Cada día al despertar no veo un rostro sin igual al de los demás, siempre el mismo dilema de mediocridad, la misma guerra entre personas inmoral. Pero, ¿qué he de hacer yo? Si mi condena es soportar, resistir y no dejar que todo esto me consuma sin piedad. Al despertar quisiera todo cambiar, ¿pero quién soy yo para deshacer lo que la vida ha de querer? Obligatoriamente sólo soy el mismo ser humano que todos los demás, que al despertar no cambian de rumbo ni de mediocridad por miedo a fracasar.