Brindis

Por: Ana Rodríguez
Anoche brindé por ti en la terraza,
y decidí regalarte en secreto el polvo de después.

Brindé por mi mayor logro y mi mayor fracaso,
y por todo lo que tengo que contigo no iba a ser,
por mi vuelta a viejas costumbres de dormir sola,
de comer y follar deprisa.

Contigo me tomaba mi tiempo para todo, menos para mí.

Brindé y encendí un cigarro, y como siempre, volví a pensar en dejarlo,
quizá ya empiece estar preparada, antes no,
hubieran sido demasiadas pérdidas, la nicotina y tú,
aunque de todos mis vicios creo sin duda que fuiste el más perjudicial
pero con el que mejor alucinaciones tuve.

Así que en esto se resume, sintigo y con más,
pero con un mono tremendo de tu piel.

Imagen de pixabay

Imagen de pixabay