Reseña a Jaime Noguera y su obra España: Guerra Zombi

Por: Crono Axel

¿Quién es Jaime Noguera?

Jaime Noguera, con la portada de su libro. / Fernando González

Jaime Noguera, con la portada de su libro. / Fernando González

Jaime Cristian Noguera Martín. Nacido en Gotemburgo (Suecia) en 1977. Técnico Superior en Información y Comercialización Turística, gestor cultural, director del Festival Internacional de Cortometraje y Cine Alternativo de Benalmádena (1998-2011) y creador del Festival de Cine Ruso de Marbella.

Su primer libro ‘Vampiros: La Sangre es la Vida’ (Diputación de Málaga, 2002) fue nominado en el 2003 a los Premios Ignotus de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror en la categoría de mejor ensayo. Ha publicado ‘Cine Alemán (1933-1945). El cine bajo la cruz gamada’ dentro del volumen colectivo ‘Sobre el Cine Alemán. De Weimar a la caída del muro’, editado por el Festival de Nuevo Cine Europeo de Vitoria Gasteiz. También en 2006 escribe dos de los capítulos del libro ‘La Marca del Vampiro’, editado por la Semana de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, festival con el que vuelve a colaborar en el volumen ‘La Marca de la Momia’ en 2008. Actualmente escribe artículos sobre cine e historia de Rusia para Russia Beyond the Headlines. Recientemente la editorial madrileña T&B ha publicado su ensayo ‘Hitler en el cine’.

Como guionista y director ha realizado ‘Miro Miró’, el multipremiado cortometraje ‘1951’, ‘Cuidado con la Luna’, la obra de culto ‘El Capitán España’ y los documentales ‘Izumrud: la esmeralda rusa’ o ‘El puente de los alemanes’.

Tras emigrar debido a los recortes que han dejado sin trabajo ni esperanza a miles de profesionales de la cultura en España, trabaja y sobrevive en las gélidas orillas del Báltico mientras sueña con volver a Torremolinos.

Sinopsis,  España: Guerra Zombi.

guerraZombieTras una epidemia que gradualmente terminara con la población del mundo, la ONU, se ve obligada a documentar tal suceso. Alejandro Noriega, un escritor de pacotilla y de origen Español que se refugiaba en un archipiélago noruego, es convencido de realizar dicha tarea tras la oferta de encontrar a su familia más una atractiva suma de dinero.

Durante la travesía en el mundo de los podridos, más de una vez arriesgara el pellejo en busca de lograr su cometido. Del Gibraltar ampliado a la fortaleza de Toledo, del País Vasco Independiente a la Barcelona nuclearizada, nuestro protagonista se ve atrapado entre guerrillas para encontrarse con el misterioso Profesor Saviola y su vacuna contra el virus.

Reseña:

¡Precaución!

España: Guerra Zombi, ha llegado a México.

Antes de comenzar, quisiera dar las gracias al blog Bookers y al autor de esta ingeniosa obra, por haberme dado la oportunidad de hacerle esta reseña. ¡Éxito!

Tengo que admitir que soy víctima de la fiebre Zombi, poseo un arrebatado y extraño gusto por lo enfermizo, y un mundo lleno de podridos es bastante atractivo para dejar salir el héroe que todos creemos llevar dentro. Navegue en la Internet intentando saber un poco más de nuestro amigo Noguera y su obra, me encontré con algunas reseñas en las cueles los lectores compartían su opinión y repetidamente me encontré con estas palabras “Humor negro”, ¡Oh por dios!, ¿En qué me he metido?, Realmente creí que se trataría de algo como la película, Zombieland, sin embargo decidí no juzgar y me dispuse a leer.

Este libro está escrito en primera persona, donde Alejandro Noriega, nos cuenta un poco de su mediocre vida como escritor y de cómo después de la pandemia termina refugiado lejos de su hogar, preocupado por la situación de su familia.

La vida de Noriega, no será nada tranquila desde el momento en el que es convencido para realizar un documento en el cual, tendrá que incluir el mayor número de detalles sobre como la infección arraso con España; Uno pensaría que es terrible tratar con muertos come carne pero, mientras la lectura avanza, nos damos cuenta que no es el peor de los casos, se encontrara con personajes secundarios que realmente te harán cuestionar por qué sigues leyendo, pero ojo, sigue adelante, no te vas a arrepentir.

Se trata de una lectura ligera y de fácil comprensión con la finalidad de entretener y hacer reír, dudaba un poco de si podría disfrutar una historia tan llena de aberraciones, ¡sorpresa! reí en innumerables ocasiones. Aunque contiene numerosas escenas de sexo, siento que va bien con el clímax de la obra.

Cabe mencionar que, esta obra será promocionada este mes aquí, en México y espero no equivocarme, pero creo que será bien recibida ya que, nosotros los mexicanos vivimos empapados de humor negro en nuestro día a día.

Hay algo que me gustaría recalcar, Alejandro Noguera no solo nos quiso traer una historia para matarnos de la risa, ha capturado en sí, la verdadera esencia de la humanidad. ¿A qué me refiero con esto? Los seres humanos somos capaces de adaptarnos a las situaciones más extremas, para bien o para mal. Podremos sobrevivir desgracias y luchar por los nuestros, pero cuando las cosas realmente se ponen difíciles, llega la hora de tomar medidas desesperadas en los que, nuestro instinto de supervivencia se verá obligado a actuar, trayendo como resultado comportamientos extraños y repulsivos, de los cuales, hay que preocuparse. Esto fue, lo que Jaime logro transmitirme con sus palabras.

¿Qué sería de la vida sin poder reírnos del sufrimiento?

Recomiendo ampliamente este libro, reirás, te sorprenderás y terminaras asqueado, pero, pasaras un buen rato.

 

 

Carta desde el infierno de un perro vagabundo a su amada

Por: Hector Cediel

Vivo el infierno de lo que es estar muerto en vida, porque así lo siento. Deseo gritar y que el eco le arranque el palpitar a mi corazón. La vida se ha tornado en un absurdo laberinto oscuro, sin puertas de escape. La soledad no es ese plácido paraíso en donde encuentran inspiración los sentidos, sino un túnel lleno de desconciertos, de preguntas absurdas, sin respuestas lógicas, de miedos con colmillos.

Siento las manos heladas y congelados los pies. Siento burbujear a la angustia por mis venas. No encuentro respuestas lógicas a una enfermedad invisible, me vislumbro un atisbo de luz de esperanza siquiera. Nadie se imagina el infierno que genera una angustia, sin respuestas. Sabía que tarde o temprano te cansarías de compartir un mundo sin mañanas, un paradójico  manojo de esperanzas marchitas, y quizá siempre fui o no soy más que eso: un talego de ilusiones muertas.

Sin ti, lo he perdido todo. Sé que a pesar de no ser las cosas como parecen, o como tú imaginabas que eran, terminarías por cansarte de esperar o de intentar comprender que las cosas eran o son, como yo te decía. Una lluvia de te amos, jamás serán suficientes para edificar una relación hermosa, o para augurar un futuro promisorio a una relación.

Me siento despedazado por la realidad de mi entorno, así me consideren muchos una persona demasiado afortunada, e inclusive sé que he sido envidiado por algunas personas. En verdad me siento demasiado solo, después de haber sido admirado como un hombre  amiguero y exitoso.

Ya no sé qué hacer para recuperar y disfrutar de un espacio propio, por mínimo que sea. Me cansé de escuchar injurias o comentarios malintencionados, y que han puesto mi paciencia y mis nervios, al borde del límite extremo. Irónicamente en este momento sólo cuento con una amiga virtual, pero tampoco deseo fastidiarla con mis problemas. No sé si entienda o comprenda la razón por la cual he huido de todas las comunidades virtuales. Hoy más que nunca, necesito un mínimo de sosiego y de una absoluta soledad. No deseo reventarme, a si la felicidad sea tan relativa y frágil, como la belleza de una pompa de jabón.

Sólo deseo darte las gracias por tus generosas palabras y compañía. Jamás te olvidaré, así que haya defraudado como amigo en algún momento. Sé que no fui el mejor amigo y quizás me comporte como un tonto contigo, y por eso te pido perdón una vez más. Sólo deseo conservar un hermoso recuerdo mi corazón.

Te quiero, te envío una vez más, mil besos, porque no deseo que tu piel, sienta el frío de mi ausencia. Recuérdame como un perro callejero, como un cariñoso perro vagabundo, que pasó por tu vida e intentó regalarte hermosos recuerdos.

Con todo el amor de mi corazón,

Tu perro vagabundo.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay