Vuelta

Por: Andrea Gómez

Estoy harta de escribir y no parar de borrar por el simple hecho de sentirte demasiado lejos como para que sigas formando parte de mis líneas.
Has dejado que las mismas manos que antes me acariciaban a mí, ahora le acaricien a ella, descubriendo un idioma que solo conocíamos nosotros, nuestro perfecto idioma.
Mis mañanas están ocupadas de tristes despertares, amaneceres recordándote y que al girarme encuentre tu sitio vacío, lleno de silencio demasiado ruidoso en mi mente.
No cierro los ojos por miedo a soñar contigo pero sufro al abrirlos porque te veo desaparecer; me blindas sueños amargos llenos de sonrisas que bailan al son de tus deseos, o de los míos, quién sabe.
Muchas noches intento contar las estrellas, pero me es imposible, porque les haces sombra, y es que incluso me has robado las rutas de los lugares a donde solía huir.
Recuerdo cuando me decías que las ojeras simplemente eran el reflejo de las noches en las que nos besábamos mucho y ahora mis ojeras son el reflejo de pensarte.
Estoy cansada de escribir mentiras creyendo que ocurrirán, cansada de seguir anclada en el lugar en el que dejamos nuestros sueños.
A pesar de todo, seguiré esperando esa casualidad, ese destino que en su día nos unió y que espero que vuelva a unirnos.
Por eso dejé mi corazón contigo, para que el día que me lo devuelvas, vengas con él.

lovers-1468523_1920

Imagen de Pixabay

Lección

Por: Andrea Gómez

Nunca pensó que cada paso que diese le haría aprender, que cada persona que entrase a su vida le haría disfrutar, que cada momento que recordase le haría reír e incluso llorar, que cada caricia le haría sentirse más especial, que cada obstáculo le haría más fuerte. Aprende, disfruta, ríe, llora, siente y avanza.

gratitude-1350037_1920

Imagen de Pixabay

Sentidos

Por: Andrea Gómez
Nunca creí que el miedo pudiese apoderarse de una persona, hasta que se apoderó de mí. Siempre me dijeron que solo se soñaba por la noche al cerrar los ojos, pero después llegó mi mayor miedo: el permanecer demasiado tiempo con los ojos cerrados.
Más tarde comprendí que tenía que mantener los ojos abiertos para darme cuenta de que tú eres mi sueño.
Solo necesitaba uno de mis cinco sentidos para sentirte.
El resto los utilizaba para quererte.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay