El mar en Madrid

Por: Ana Rodríguez

Una vez vi el mar desde Madrid,

mientras nos follábamos al amor

en una de esas siestas imposibles

si le tenía en mi espalda.

Ahora entiendo que no es que él

pusiera el listón muy alto,

sino que eso es lo mínimo exigible

en este tiempo de frío:

Que te hagan ver el mar

en un piso con vistas a un patio interior.

temple-968929_1280

Imagen de Pixabay

Anuncios

Brindis

Por: Ana Rodríguez
Anoche brindé por ti en la terraza,
y decidí regalarte en secreto el polvo de después.

Brindé por mi mayor logro y mi mayor fracaso,
y por todo lo que tengo que contigo no iba a ser,
por mi vuelta a viejas costumbres de dormir sola,
de comer y follar deprisa.

Contigo me tomaba mi tiempo para todo, menos para mí.

Brindé y encendí un cigarro, y como siempre, volví a pensar en dejarlo,
quizá ya empiece estar preparada, antes no,
hubieran sido demasiadas pérdidas, la nicotina y tú,
aunque de todos mis vicios creo sin duda que fuiste el más perjudicial
pero con el que mejor alucinaciones tuve.

Así que en esto se resume, sintigo y con más,
pero con un mono tremendo de tu piel.

Imagen de pixabay

Imagen de pixabay