No me importa

Por: Fernando Bermúdez.

No me importan ni las penas, ni tus días, ni las fraguas que pudieron recorrerte. Estoy aquí declamando un suspiro, es necesario quererte a voces, extrañarte a pautas, mirarte mientras no dices nada. No me importan las condenas que has pasado, las caricias que hoy son recuerdos, no importan tus fantasmas que me visitan cada noche, no me importan los kilómetros que te rigen, ni mucho menos las leguas de tus besos.

Te he plantado en todas partes, te hecho silencio por que así gritas más fuerte, le he dicho al viento que te abrace, que te regale escalofríos, sé que odias el frío, que amas los abrazos,  te gusta el mar en tiempo de lluvia, que esperas  a las estrellas en el balcón, que la soledad te da miedo, que no te gusta la noche si no hay luna que vigile, sé que te gustan los claveles, que lees a Sabines cuando estás enamorada, también sé que no me importa amarte sin  recibir alguna mirada.

No me importa saber que tienes miradas para todos, no me importa… No importa saber que el amor es un proyecto de largo plazo, no me importa saber que te extraño cada noche y nunca te he tocado, no me importan ni los días, ni mis ganas, ni nada de lo que pasa en este momento si no estás tú en mi vida.

Tiemblo por cada suspiro perdido, me dejo morir en cada día muerto, voy a diario recogiendo tus pasos, tengo Fe y te rezo a besos, como dulce religión en busca de crecimiento. Y aquí estoy con versos cobardes, con valientes letras diciéndote lo que yo no puedo por falta de esmero, por falta de cielo, es que las piernas se me contraen, mi corazón se torna en coma, no sé cómo no puedo ir y besarte, dejar que el tiempo se consuma, dejar todo a la playa y sus vientos.

El resto de mi vida si tú quieres la tienes para escribirla, te puedo dejar la tinta, mis hojas, te dejaría con un abecedario amplio, con letras indelebles, dejaría todo en tus manos con tal de que escribieras. Mi vida no es demasiado sorprendente, pero tiene muchas fábulas y pocas moralejas, mi vida está hecha de lágrimas y lluvia, de caricias mermadas, de tertulias en el armario, de pieles en el olvido, no me importa naufragar si tú escribes la historia, no me importa estar entre letras, pero siempre tocando al cielo, escuchando el silencio mientras nuestros labios hacen orquesta con nuestros cuerpos.

 

No me importa ser tus suspiros.

silhouettes-812125_1920

Imagen de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s