El precio de la libertad

Por: Crono Axel

 

Hola, mi nombre es lucia tengo 19 años y soy estudiante de la facultad de derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El actual presidente e integrante del Partido Revolucionario Institucional, es el señor de gran dentadura, Gustavo Díaz Ordaz, mejor conocido como, la Changa Díaz Ordaz.

Hoy es 2 de octubre de 1968 y una de mis mejores amigas y yo, nos dirigimos a la plaza de las 3 culturas en el barrio central de Tlatelolco; Ahí nos disponemos a realizar un mitin en donde estudiantes de preparatoria y universitarios pedimos de manera pacífica que se nos brinde un poco de libertad de expresión.

El pasado 26 de julio dio inicio nuestra revolución, salimos a la calle a marchar, ya que la juventud vivimos en un estricto régimen de conducta; La manera de vestir, la música que escuchamos, como pensamos, todo, es impuesto por nuestro gobierno. Nosotros dimos el primer paso y con esto hemos dejando a nuestro presidente, con un mal sabor de boca.

El primero de septiembre, el descontento de parte del gobierno se hizo público, tropas militares se dirigieron hasta las escuelas y detuvieron a muchos de nuestros compañeros, afortunadamente los líderes de las manifestaciones escaparon, entre ellos Adrián, un chico que gracias a esta situación he podido conocer, él me gusta.

Creo que si seguimos de esta manera podremos llegar a un acuerdo favorable para nosotros, no creí que tantos jóvenes pensáramos de la misma manera. Antes de esto me sentía fuera de lugar, pero ahora que veo que no estoy sola, puedo decir lo que me gusta y lo que no, teniendo por seguro que por lo menos uno de mis compañeros estará de acuerdo conmigo.

En algunos días más se llevaran a cabo los juegos olímpicos, aquí, en nuestro país. A pesar de ser un evento de gran importancia, no vamos a desistir.

Me sorprende que haya tantas personas, en un inicio éramos estudiantes contra el mundo, jóvenes con una voz desesperada por ser escuchada, ahora, se nos han sumado profesores, trabajadores e inclusive nuestras familias. Esto es un impulso más para nosotros, seguir al pie del cañón.

La plaza de las 3 culturas es un lugar histórico y es bastante amplio. Son casi las 4 de la tarde, miles de personas han llegado y como siempre ya hay militares en los alrededores, no falta mucho para que el mitin de inicio y tampoco pasará mucho para que termine.

Ingenua que fui; pero quién se iba a imaginar que todo se trataba de una trampa.

Mientras que nuestros líderes estudiantiles daban inicio a la manifestación, un helicóptero se acercó de entre los edificios, sobrevolando una iglesia que ahí se encuentra. De la nada este dejo caer una bengala verde. Todos mirábamos con extrañeza, realmente no sabíamos de qué se trataba, o qué era lo que nos esperaba. Muchos echaron a correr, quizás por instinto, y sin previo aviso una ráfaga de balas golpeó a la multitud. Los militares comenzaron a rodearnos, parecíamos un rebaño de ovejas siendo guiado hacia un acantilado y a una muerte segura.

Los disparos provenían del mismo edificio donde se encontraba Adrián. Mi amiga me jalaba fuerte del brazo, me encontraba en estado de shock mientras veía fijamente la ventana donde se encontraba el muchacho que yo quería abrazar. El silencio de la multitud se volvió en una temible sinfonía de balas, gritos y llantos. No podía moverme, veía anonadada como muchos de mis compañeros caían al suelo, algunos muertos y muchos otros heridos.

Mi mejor amiga estaba desesperada no quería dejarme ahí, por reflejo me dio una fuerte bofetada ayudándome a reaccionar, aún sin poder pronunciar palabra alguna corrimos lo más rápido que pudimos, tropezábamos con cuerpos y nuestros pasos eran muy torpes a causa del miedo. Su mano sostenía la mía con fuerza, claro, no por nada, éramos inseparables. Había algo, una sensación extraña, poco a poco bajé la velocidad, el mundo se movía en cámara lenta, los gritos se convirtieron en ecos y comencé a sentir mucho sueño.

Lucia, era mi mejor amiga, ella, fue asesinada el 2 de octubre de 1968 durante la manifestación pacífica en la plaza de las 3 culturas. Ella murió en mis brazos, nosotros estábamos en busca de un poco de libertad. Hoy en México las cosas son muy distintas, pero Lucia ya no está aquí para darse cuenta de eso. Sangre, ese es el precio de la libertad.

revolution-30590_1280

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s