Hacer poesía

Por: Álvaro Fernández

Se trata de perforar sienes, traspasar barrotes, limar muros y quitar respiradores artificiales.

 

Se trata del fuego sin la cáscara, de la brasa en el celofán, de la ceniza en la llaga.

 

Se trata de soplar telarañas, destrozar hímenes y atrapar moscas con la lengua.

 

Se trata de oler caro para traspirar barato, de astillar la noche y de ahogar al astro

en un blues de alcohol fino y jugo de naranja.

 

Se trata de adorar demonios, de pervertir a las monjas, morderles los pezones

e inmolar sacerdotes en la misa de una orgía.

 

Se trata de ser el que sueñas, el dotado perfecto, la adicta exitosa, el puto de un amigo,

la perversa de la iglesia o el mejor amigo de tu peor enemigo.

 

Se trata de la pestaña en el pulgar, de la suerte en un hueso de pollo, de la moneda en el aire y del ramo de viuda de la novia.

 

Se trata de juntar las partes de un reflejo hecho añicos, de acomodarlas mal a propósito y que salga lo que salga.

 

Se trata del secreto que guardan, el que todos cuentan, el que nadie sabe.

 

Se trata de mear los paradigmas, de cagar en los rincones del que dirán, de lo que no se animan a decir,

 

Se trata de las verdades del puro verso, de lo que solo puede escribirse, con la sangre del infinito…

 

Se trata de hacer poesía.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabayo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s