Crónica de una azotea

Por: Hiram Rangel

– ¿Volverás a Los Ángeles, Henry?

– En un par de días- le dije. Ella me vio con mirada de preocupación. Se estaba volviendo un hábito perder a mis mujeres. No creí que para perderla a ella tenía que dejar la cuidad. Suele pasar. La vi desde el avión, el bar estaba llenó de jubilados y prostitutas. Estaba volando a Ensenada.

Jacobo ya estaba esperándome. Odiaba saludar a las personas, mirarlos, pero él era un buen tipo. Lo saludé.

– Henry, es un honor para mí recibirlo- me dijo tocando mi hombro.

– ¿Dónde es?

-Oh, primero es la lectura, Hank, después una pequeña fiesta.

– Odio las fiestas Jacobo- dije con repulsión.

– Vamos, Hank, organicé todo. Hay mucho que beber.

-Bien, vamos.

Me hospedé en su casa. Una casa promedio con vista al mar. Era parecido a mi cuidad caótica. Sólo podía escribir ahí, algo pasaba, aun así no quería descubrir qué era.

La librería era de Jacobo. Pagó el boleto de avión y me hospedaba, además del licor gratis. -Podría hacer más esto- pensé.

Antes de salir a la lectura me miré en el espejo. Ahí estaba todo: las cejas, la barba, los ojos. La cara de un perdedor.

El público aplaudió después del último poema, me bebí el último trago de la botella.

-¿Siempre bebes así?- me preguntó una mujer. Tenía buena pinta, piernas fantásticas, cabello vivo. Sus ojos eran excéntricos. Debía tener menos de dieciocho años.

– Cuando estoy así de dispuesto, sí- respondí.

-Ellas son mis dos amigas. Las tres vinimos a verte- parecía asombrada.

-Un gusto, mira me tengo que ir a por otra bebida.

-Vale, adiós.

Nunca sabía qué decir con las mujeres. Firmé algunos libros y me dispuse a beber más. Jacobo me incitó a ir a la fiesta. Bebí aún más.

-Henry, mierda, tienes que controlarte. No puedes andar por la vida así.- dijo Jacobo.

-Me ha funcionado.

Se acercó la chica de antes y me tocó el hombro.

-¿Ya tienes tu bebida? me llamo Dana. Ellas son Melanie y Esther.

– Disculpa por hace rato- dije.

– Vamos arriba.

Mi alcoholismo tomó en ese momento la decisión. Íbamos los cuatro a la segunda planta. Melanie y Esther comenzaron a besarse. Dana me sacó de ahí.

– Lo lamento, es la bebida- me dijo, disculpándose.

– Pasa, a mí me pasa. Sólo con mujeres.-

La azotea tenía una buena pinta. Dos cervezas, la mitad de un cigarrillo y ella estaba contemplando mi rostro.

– Eres hermoso- dijo Dana.

– Soy mayor- dije.

– Y yo menor. No escapes de las mujeres, Hank.

Me bebí la cerveza de un trago y ella se me lanzó. Era su prisionero, en ese momento, de su piel y labios. Mi lengua borracha hacía lo suyo. Me aparté un poco.

– Toma el tren- dijo quitándose la ropa.

Tomó sus manos y sus dedos pasaron por varias cicatrices de mi espalda. Las recorría y las sentía. Me pertenecían. Caímos al suelo y de repente ella se levantó.

-¡MIERDA!- exclamó asustada.

– Hay un nido de alacranes- dije

-Malditos insectos- refunfuñó.

Estás equivocada…-comencé- Tocaron tu piel unos cuantos y no tienes ni una picadura. Ahí yace el secretó de éstas criaturas extraordinarias.

-¿Qué dices?- preguntó confundida.

Los alacranes no pueden picarle a alguien que siente amor.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s