Ecos

Por: Alejandro Meola

Ora y otrora fue el pasaje de la algarabía,
Vocifera el eco grave,
Comentándole a las aves,
Que el plumaje de la bestia de un gruñido se caería.

Vaticinio soñado, reza con cuidado:
“A los fieles de este escudo, seréis llevados en hombros,
Los que abran fuego a la patria, arded en el odio”,
Vocifera el eco agudo, un incesante llamado.

¡Arded, arded! Cabezas de turco,
Laborad como esclavos,
Y así me divierto.

¡Vamos, arded! Buitres desplumados,
El eco vociferó algo,
Y el plumaje se les cayó.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s