Besar

Por: Juan Manuel Aguilar Antonio

Hay pocas cosas que los hombres pueden hacer por horas sin hartarse o parar, es cruel esa verdad, y de ella nacen cientos de las miserias del hombre. El hombre no puede comer, cantar o hacer el amor por periodos prolongados. Y en contraposición, puede trabajar por jornadas de hasta doce horas.

Lo único que puede prolongarse por un largo tiempo, es la acción, emoción y deseo de besar. Aún recuerdo esas jornada de adolescencia, donde me acerque a tus labios y los besé por horas, como si no existirá el tiempo, como si no hubiera preocupaciones, como si no hubiera fin.

En esos días sentía que cada beso podía ser el último. De ahí mi desesperación de nunca terminar. De poder conservar, al menos en mi mente, el sabor de tu boca que aún hoy es mío y que nada ni nadie me podrá arrebatar.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s