Miedos

Por: Fernando Bermúdez

Tengo muchos miedos en espera, tan llenos de vacios y lagunas mentales, tengo tantos miedos que lloran a tintas, a mares, corren por las lluvias sin pareja, tan añejos al olvido, se visitan en miradas, se corren y se marchan al silencio.

Mis miedos son tan anchos y tan cortos que parecen muchos, se asoman en la noche a mirarte a tocarte, a preguntarte en el sentido, en ese sentido de trayectos innombrables, te tengo cómo miedo mayor a rinconada, solitaria entre mis milagros y al asomarme al espejo te siento y me pongo a llorar entre las risas. Huyo después de este mí miedo, con miedo a encontrarte, a tocarte, a ser de ambos y ser suspiros inquebrantables.

Que desolados se mueren en papel, en las noches que hablan a distancia, te siento pero me alejo, por qué no hay una sola de ellas que no te mire en los miradores solitarios enmarcando esta soledad tan triste, tan miedosa cómo fue la primera vez al mirarte.

Tengo tanto miedo de lo que pueda pasar, de que el tiempo corra, de que él llegue y me condene, tengo miedo de que el amor llegue y no esté listo para él, tengo miedo de poder sonreírle, de tomarle de la mano. Hace tiempo que me quite los miedos, es que no se cómo explicar lo que pasa por mí y entonces el miedo hace lo suyo y me pone a dudar.

Pero al tiempo sus corridas. Al mundo sus pasados, al alma sus recuerdos y el resto un montón de letras viejas escritas entre días, voy a saborearme hasta los poros de tú piel, es que se hereda el aire, la vida y los amores. Dejaré testamento a cada día, dejaré mi cuerpo a la tierra, mis paisajes a tus recuerdos, mis locuras al tiempo, mi amor dentro de tú pecho, mis miedos al olvido, mis sueños a tú conciencia y el resto de mis huesos para los puertos, la luna sabrá darles buena marea.

Todos tenemos secretos dentro y los míos los tengo en mis conversaciones con ella, en mí piel que es moda, en una memoria que se hace terca, en el tiempo que se abruma, en cada parte del mundo tengo un secreto, al igual que soy esclavo de mis palabras, de mis rencores, odios y amores. Pero una cosa sí, seré tu cielo, tú mar y tú frío mientras respiremos, sea en esta vida o en otras.

“Sólo estamos en distancia, no pasa nada, pasará cuando la distancia me recuerde que te he perdido.”

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s