Carta abierta a una amistad bipolar

Por: Hector Cediel

Hola, me nace escribirte porque te siento presa de muchos miedos:

Te escribo con lo que hay en mi corazón y con base en lo que he aprendido viviendo. Es triste decirlo, pero somos más invidentes que los ciegos y más inútiles, que la mayoría de los discapacitados.

No es justo que seamos los chivos expiatorios de nuestras familias, cargando con culpas, para ocultar muchas veces manchas o esos secretos que ocultan o intentan camuflar las personas miembro o las mismas familias. El tildar de bipolar a alguien, es “victimizarlo” como si todo en el fuera negativo, peligroso o indeseable. Es verdad que una oveja negra es diferente al grupo, porque muchas veces es hiperactivo, más creativo o inteligente de lo normal, amoroso o sensual… y por eso, hasta se le ha etiquetado como o casi, a un maniático o maquina sexual… sin detenernos a ver, que tira o goza de sus orgasmos, igual al promedio general y de acuerdo a su edad y cultura, porque hasta lo cultural influye drásticamente en este aspecto. ¿No es absurdo, que hasta en la reuniones de una asociación de bipolares, se estigmatice toda conversación sexual, por ilustrativa que sea, como si fuéramos enjuiciados por la junta moralista de Facebook?

Todos tenemos derecho a equivocarnos. Todos hemos sido más o menos “locos” en nuestra adolescencia o juventud. Unos fumamos más o menos marihuanita o bebimos más o menos alcohol, o tuvimos más o menos relaciones sexuales o aventuras. Más o menos estrés. Y es curiosamente este estrés el que dispara o genera crisis, depresiones, intentos de suicidio, por ser soluciones facilistas o demasiado románticas o una de las opciones “radicales” durante estos periodos. Entonces viene la asesoría profesional, porque es una forma fácil de muchos padres ocultar o maquillar sus fracasos o participación en esas crisis y se etiqueta al individuo y ahí, ¡se jodió! Le generan dependencias profesionales a psicólogos o psiquiatras, muchos vampiros profesionales adscritos a clínicas, donde se encargan de exprimir a las familias económicamente, sin preocuparse por la liberación de la persona como persona, etiquetándolo de enfermo crónico, de enfermo de por vida, castrándolo en todo sentido, anulándolo profesionalmente, condenándolo a “prisión perpetua” o “como “preso suelto”, dependiendo de sus familias caritativas. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta siempre? Osea, ¿qué más opciones de libertad, tiene un asesino o condenado, a treinta años de prisión?

¿Por qué se esconde al bipolar o se le estigmatiza como si fuera la letrina familiar o que debe condenársele a un cuarto oscuro? ¿Tenemos que aceptar y aplicarnos nosotros mismos, este absurdo harakiri, por culpa de nuestros errores o de una crisis, que ha debido ser tratada, para ser superada? ¿Por qué no se capacitada al bipolar, se aprovechan sus energías o esa “mente brillante”, para hacerlo emprendedor o un verdadero señor o mujer exitosa, en vez de un ser parasito, triste, marchitado por ese “amor” o sobreprotección? ¿Cuántos bipolares han perdido al gran amor de sus vidas, por culpa de estas etiquetas? Es natural ser tiernos cuando necesitamos serlo. Es natural ser poliamorosos y más, si no se manipulan máscaras, ni disfraces.

Quizás usted se sienta como una piedra enlodada, contra la que se golpean muchos caminantes, no importa si son invidentes o simples distraídos u hombrecitos masa o mediocres hasta que un día, alguien se detiene, la limpia, y empieza a descubrir que es un diamante en bruto que puede ser pulido, talado, y convertirse en la joya más preciosa. Usted puede ser un diamante, lo siente, se siente impotente. ¡Atrévase a rebelarse! ¡Atrévase a resucitar! Usted puede ser un águila o cóndor y no un bicho enfermo.

No permita más humillaciones. No se conforme “dadivosas” con limosnas, así sean “grandes sacrificios, hechos con amor” por sus seres queridos. Tenemos que ser lo que somos y por ello, merecemos consideración y respeto. Si realmente nos aman, tienen que comenzar a vernos con otros ojos, con otra óptica. Buscar aquello que a todos nos hace únicos y maravillosos, o geniales. Todos nos hacemos daños colaterales en este absurdo juego, en donde todas las responsabilidades se descargan en los medicamentos. Somos una legión de adictos farmacodependientes y ya es hora de decir ¡basta!, de buscar otras opciones, incluyendo el amor. Una sesión de sexo tántrico puede ser más sanador que un frasco de Valcote. Me pregunto: ¿es divertida la vida que llevas?, ¿Por qué no te propones hacer cosas serias, y no cosas sencillas o demasiado simples, por creer que no eres capaz o que eres otra persona, buena para nada? Todas las personas tenemos deficiencias o falencias, pero debemos descubrir o explotar, nuestras cualidades.

Por experiencia propia, sé que dejar de tomar medicinas, es entrar en el campo de libertad. Así sea lento el proceso de desintoxicación. Jamás olvides que no existen limitaciones, sino que las limitaciones, nos las colocamos, nosotros mismos. El destino está en sus manos y solo usted, puede ser el verdadero artífice de su vida. No olvidemos estas palabras, de Sai Baba “Yo soy Dios y lo sé. Tu eres Dios y no lo sabes”.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Anuncios

2 comentarios en “Carta abierta a una amistad bipolar

  1. Me gustó mucho la facultad de escribir algo tan extenso y salir airoso en la justificación de lo que se expresa, pero creer que todos hacen lo que uno, o lo que una buena cantidad, es como dar por hecho que todos sabemos nadar y nadie va a ahogarse si se tira al mar. No todos han fumado marihuanilla; no todos saben nadar, conducir o montar a caballo. Y no creo equivocarme al afirmarlo. Con buen gesto y una sonrisa, que tengas un buen día. Ra.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s