Huida

Por: Alejandro Mariana Muñoz

Demasiados asientos vacíos para un vuelo low-cost.

Eso pensó Jack cuando recorrió con la mirada su avión con ruta Madrid – Colombia. Durante el viaje estuvo repasando la situación: desesperado por conseguir dinero se había convertido en traficante. Llevaba a Colombia 200 gramos de cocaína pegados al cuerpo. Podía notar el rápido latido de su corazón.

Demasiados asientos vacíos; eso era lo que le preocupaba. Sólo había una mujer con su hijo. En un momento del viaje, la mujer se levantó, pasando al lado de Jack. Éste se percató de que su hijo, al que había dejado solo en el asiento, cayó al suelo.

Sólo silencio. Jack se levantó para averiguar qué pasaba y se dio cuenta de que el supuesto hijo era un muñeco. De repente, sintió como le agarraban por detrás. Iban a por él. Se zafó de su atacante y, con la mente en blanco, hizo lo único que se le ocurrió: saltó al vacío.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s