Patrick Rothfuss

Liberad al Kraken
Por: Sir Francis Kraken

kraken

Saludos, amigos míos. En el día de hoy voy a saltarme el protocolo y, en lugar de hablaros sobre una obra, lo haré sobre un autor: Patrick Rothfuss. Este hombre se ganó el respeto de una comunidad de millones de usuarios de dados de diez caras con la primera entrega de la Crónica del Asesino de Reyes, una impecable saga de fantasía que comenzaba con El Nombre del Viento. Afortunadamente nos ganó con el cambio de nombre de la saga, con respecto al inicial, puesto que esta se iba a llamar Canción de Llama y Trueno, lo cual hubiese sido visto como una redundancia al competir con Canción de Hielo y Fuego.

Los lectores nos encontramos con un gran libro entre las manos –en mi caso, entre los tentáculos- y todavía nos quedaba una razón más para alegrarnos: se trataba de una trilogía. Su fama se fue agrandando casi tanto como su barba y se coló en las listas de más vendidos. Pero este escritor, que siempre tiene aspecto de recién levantado, se encontró con un problema: No estaba preparado para ser una celebridad.

Al principio todo era perfecto, Rothfuss llevaba a cabo campañas humanitarias, estaba comprometido con su trabajo en la segunda parte de Crónica del Asesino de Reyes… Era un ejemplo a seguir y en 2011 publicó la segunda parte de su bebé, El Temor de un Hombre Sabio. Esto nos quitó el mal sabor de boca al enterarnos que en USA se había publicado un pseudo cuento para niños que pretendía ser de terror, pero que no puede dejar de parecernos igualmente cursi.  En España, todavía nos quedaba tener que ver en las estanterías el primero de los patinazos de Rothfuss. Pero nos dio igual. La segunda parte de la saga fue fantástica hasta el punto de hacernos amar a su protagonista que parecía salido de un poblado chabolista.

Poco después, sus seguidores que crecían cada vez más, le pedían la tercera y última parte de la saga. Había tardado cuatro años entre las dos primeras, pero los fans no podían esperar tanto. Rothfuss se mostró molesto por tal atención del público e hizo comentarios quejándose al respecto. No obstante, publicó una historia secundaria de la Crónica, que bien hubiese podido esperar. Esta era una obra de narrativa pura y dura que no nos desvelaba nada nuevo que fuese realmente importante, nos negó el más mínimo detalle sobre lo que estaba por llegar.

En las redes sociales le produjo una clara división, una guerra dialéctica entre fanáticos y detractores en la que algunos argumentos llegaron a resultar innecesariamente groseros. Mientras tanto, el Rey seguía riéndose en su montaña contando dinero mientras veía cómo otros libraban sus batallas. Rothfuss falló a muchos de sus fans.

“Comprometido” con su labor humanitaria, sacó a subasta la oportunidad de incluir un personaje con el nombre del pujante ganador, yendo destinado el dinero a la organización con la que es líder: Worldbuilders. La trampa estaba en que la puja mínima estaba en cinco mil dólares. Los fans más acérrimos lo vieron como algo loable, otros lo consideraron innecesario, los más impacientes y realistas detectaron otra excusa más para que el autor observase cómo su ombligo se alejaba cada vez más del resto de su cuerpo.

La guerra se recrudeció. Algunos llegaron al fanatismo más extremo, realizando representaciones inspiradas en la saga en vídeo o con dibujos de diversa calidad. Otros juraron no gastar un euro más en Rothfuss. Por su parte, Patrick ideó una subasta recaudatoria más que consistía en tener la oportunidad de revisar el manuscrito de la tercera parte de la saga. Un rugido atravesó internet. Vuestro Kraken lo sabe. Estuve allí. Gritamos al unísono: ¡Déjate de rollos y saca la maldita tercera parte!

A día de hoy no existe ninguna fecha orientativa para la publicación de la última novela, cuya única información que tenemos es que se va a titular Las Puertas de Piedra. Rothfuss sigue firmando libros, viajando y quejándose de lo desgraciado que es porque la gente se ha enganchado a su obra. No parece consciente de que esos que tanto le presionan son los que le dan de comer.

Ahora, a nivel personal, me parece una vergüenza para la profesión encontrarse escritores así. Me explico: Puedes ser un mal escritor, con malas obras, pero que vende. Al resto eso nos dolerá por el poco criterio de los lectores. Pero alguien con ese talento, con ese potencial demostrado, con ese ejército de seguidores, que actúe con tal soberbia plantándonos tentempiés incomibles, a la vez que se queja de la presión de sus lectores, no se merece su don.

Muchos escritores –por no decir la mayoría- se verían honrados por ser víctimas de los males que aquejan profesionalmente al Señor Rothfuss. Zeus da pan al que no tiene dientes. Algunos del gremio podrían pensar que ha conseguido hacer que su carrera sea igual que su barba: caótica, sucia y absurdamente larga.

No puedo despedirme sin recomendaros que leáis las dos primeras partes de la saga. Son muy buenas, pero habrá que esperar todavía mucho antes de ver la tercera. En el panorama fantástico no es de lo mejor, pero tampoco es Laura Gallego, de la que os hablé en mi primer post. El Rey de la literatura fantástica siempre será Tolkien, seguido por George R.R. Martin.

Antes de poner punto final al post y aprovechando que gira en torno a la literatura fantástica, este Kraken se toma la libertad de recordar y despedir a un grande del género: Terry Pratchett, quien nos ha hecho reír y soñar en Mundodisco. Poned un Kraken y un Pratchett en vuestra  vida.

Anuncios

2 comentarios en “Patrick Rothfuss

  1. Precisamente a eso me refiero rominacolli. Mientras que Martin y Tolkien tienen sus respectivos fallos (uno con exceso de personajes y otro con paisajes descritos de una forma demasiado extensa), Rothfuss ha sabido esquivarlos, decir “ahí esto podría mejorarse” y no caer en los mismos errores. Argumentalmente no nos vamos a engañar, la saga es infantil y la influencia de otras obras es demasiado evidente. Pero dejando eso al margen, Rothfuss es un maldito holgazán. Se dedica a cualquier chorrada para la que apenas tenga que despertar a los piojos de su barba, pero la conclusión del la crónica no la termina de publicar.
    Por la extensión del comentario, no te preocupes. Me gustan los comentarios largos si tienen algo que decir. Echaré un vistazo a ese tal Moorcock y, dependiendo de cómo me caiga, quizá leas algo sobre él por mi jaula submarina.
    Un saludo y pon un Kraken en tu vida.

    Sir Francis Kraken

    Le gusta a 1 persona

  2. Igualmente creo que la saga Crónica del Asesino de Reyes es muy buena, me quede esperando el tercer libro, y en definitiva Terry Pratchett es un ídolo, he leído la mitad de la saga de Mundo Disco porque no he conseguido los demás libros (en México es un poco complicado conseguirlos), me parece que tiene un estilo mucho más relajado que Tolkien, hace una lectura muy amena. Sin negar en absoluto que Tolkien sea un genio, pero lo suyo va más hacía la acción, aventura, guerra y peleas.
    Por otro lado yo considero que George R.R. Martin, que esta también catalogado en el genero de Fantasía Épica, maneja historias un tanto más complejas que los otros autores, tiene un enfoque político que solo puedo comparar con novelas históricas de la Edad Media, que para los otros autores no resulta tan importante.
    Me encanta el genero de Fantasía Épica, disculpa lo largo del comentario.
    BTW te recomiendo a Michael Moorcock, su genero es la fantasía heroica, muy interesante, a diferencia de otros autores que toman como modelo un entorno medieval, he notado en los libros de Moorcock, influencias de la primera y segunda guerra mundial.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s